Ray Tomlinson el padre del correo electrónico

Ray Tomlinson, el padre del correo electrónico

Ray Tomlinson muri√≥ a la edad de 74 a√Īos. Car√°cter renuente, simple e ingenioso, Tomlinson Se le consideraba una leyenda de la inform√°tica, porque fue el inventor del correo electr√≥nico.

Graduado de Mit (Instituto de Tecnolog√≠a de Massachusetts) en Boston, Tomlinson escribi√≥ el primer correo electr√≥nico en 1971: dise√Ī√≥ el programa en secreto, sin comunicarlo a sus jefes, mientras trabajaba en Arpanet, la red disponible para investigadores y personal militar que luego dar√≠an vida a Internet.

Ray Tomlinson, el padre del correo electrónico

Los primeros correos electrónicos, destinados como mensajes de correo electrónico, datan de la década de 1960. Los investigadores los usaron para comunicarse con colegas que habrían usado el mismo terminal.

 

En cambio, el correo entre diferentes computadoras lleg√≥ solo en 1968, cuando la compa√Ī√≠a de computadoras BBN ten√≠a un contrato con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos para trabajar en ARPANET, el precursor de Internet.

Ray Tomlinson, entonces empleado de BNN, trabajando en un programa de transferencia de archivos, descubri√≥ que pod√≠a enviar un mensaje de una computadora a otra. Tomlinson se dio cuenta de que necesitaba una direcci√≥n postal para hacerlo. Fue entonces cuando tuvo una de las ideas m√°s simples (pero innovadoras) del siglo XX: la elecci√≥n del s√≠mbolo “@” para conectar al usuario y la red.

En julio de 1971, Tomlinson envi√≥ el primer correo electr√≥nico a la computadora junto a la suya, escribiendo: “QWERTYIOP”, o algo similar. √Čl mismo no recuerda el contenido del primer mensaje y en m√°s de una ocasi√≥n dijo que, dado que era un mensaje de prueba, probablemente conten√≠a solo letras escritas al azar.

En 2012, la organizaci√≥n que promovi√≥ el uso y el acceso a la red incluy√≥ a Tomlinson en el “Sal√≥n de la Fama de Internet”. Durante el discurso de aceptaci√≥n de aceptaci√≥n, Tomlinson dijo: “A menudo me preguntan” ¬ŅPero te diste cuenta en ese momento de lo que estabas haciendo? La respuesta es: por supuesto, sab√≠a exactamente lo que estaba haciendo. No ten√≠a idea de cu√°l habr√≠a sido el impacto de mi invenci√≥n “.

 

 

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web est√°n configurados para ¬ępermitir cookies¬Ľ y as√≠ ofrecerte la mejor experiencia de navegaci√≥n posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en ¬ęAceptar¬Ľ estar√°s dando tu consentimiento a esto.

Cerrar