La civilizaci√≥n maya fue una de las civilizaciones m√°s importantes de Am√©rica y las ruinas de sus ciudades fueron encontradas por exploradores europeos y estadounidenses a mediados del siglo XIX. Como no hab√≠a informaci√≥n precisa sobre esta civilizaci√≥n, su historia termin√≥ rodeada de un gran misterio: ¬Ņc√≥mo pudieron las ciudades tan grandiosas, con espl√©ndidos edificios, haber sido olvidadas y cubiertas por el bosque? Desde entonces, han surgido numerosas teor√≠as para explicar qui√©nes habr√≠an sido los pueblos que vivieron all√≠, muchas de ellas sin ninguna base cient√≠fica. Solo a partir de 1960 la civilizaci√≥n maya comenz√≥ a desvelarse.

Contrariamente a la creencia popular, los mayas no eran un solo pueblo, sino varios pueblos (etnias) que ten√≠an el mismo origen ling√ľ√≠stico y cultural, y habitaban Am√©rica Central (sur de M√©xico, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador) . Todav√≠a no se sabe exactamente cu√°ndo comenz√≥ la ocupaci√≥n de este territorio, la investigaci√≥n arqueol√≥gica muestra que la agricultura se ha practicado all√≠ desde el tercer milenio antes de Cristo.

En el segundo milenio antes de Cristo, las aldeas agr√≠colas comenzaron a agruparse en torno a centros ceremoniales, para celebrar sus festividades religiosas y comerciar all√≠, creando lo que ser√≠an las primeras ciudades de la regi√≥n. El trabajo agr√≠cola dur√≥ cuatro meses al a√Īo, lo que permiti√≥ a los campesinos dedicarse a otras actividades, principalmente a la construcci√≥n de templos y plazas comerciales para el funcionamiento de los centros ceremoniales.

Alrededor del siglo I d. C., estas primeras ciudades comerciaron entre sí, y también con el lejano Teotihuacán, en el Valle de México, gobernado por los olmecas. Muchos estudiosos creen que los olmecas influyeron en el desarrollo de las ciudades mayas, ya que muchos de ellos copiaron la estructura arquitectónica y la organización política de Teotihuacán.

Las ciudades-estado

Con el tiempo, dichos centros urbanos se convirtieron en centros administrativos y llegaron a controlar las aldeas vecinas. Los sacerdotes y guerreros tomaron el control social y político sobre estas ciudades. Fueron apoyados por los campesinos de las aldeas, obligados a pagar impuestos, tanto en alimentos como trabajando en la construcción de templos, palacios, pirámides, caminos, símbolos del poder de la élite. Los comerciantes también formaban parte de la élite dominante y controlaban el rico comercio de jade, obisidios y cacao (esta fruta era muy importante en Mesoamérica, porque con ella xocoatl, una bebida exclusiva para reyes, y sus semillas fueron utilizadas como moneda por los mayas).

Estos innumerables centros urbanos independientes, apoyados por docenas de aldeas agrícolas a su alrededor, son la base de la organización política de la civilización maya. Incluso durante el período de mayor desarrollo de los mayas, el Período Clásico (entre los siglos III y IX dC), no hubo unificación entre ciudades, llamadas ciudades-estado.

Hoy se conocen más de 40 de estas ciudades antiguas, entre ellas: Tikal, Palenke, Calakmul, Uaxactun, Cobá, Copán, Piedras Negras, Uxmal. Muchos de ellos han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las ciudades-estado mayas se peleaban constantemente entre sí para expandir sus áreas de influencia y también para obtener prisioneros de guerra, esclavizados o sacrificados en rituales religiosos.

A partir de 800 dC, las ciudades-estado mayas m√°s importantes fueron abandonadas una por una. No se sabe con certeza cu√°les fueron las razones que llevaron a esto, pero los historiadores creen que una serie de problemas llegaron a los mayas, oblig√°ndolos a abandonar sus centros de poder:

  • El aumento de la poblaci√≥n gener√≥ la necesidad de una mayor cantidad de alimentos. Como la agricultura maya se llev√≥ a cabo mediante la quema y la rotaci√≥n del suelo, hubo una disminuci√≥n r√°pida de la fertilidad de la tierra, causando olas de hambre;
  • el fen√≥meno El ni√Īo y la deforestaci√≥n de los bosques habr√≠a causado una serie de cambios clim√°ticos en la regi√≥n, causando la sequ√≠a, que aument√≥ a√ļn m√°s el hambre que ya alcanz√≥ a las poblaciones;
  • el hambre aument√≥ las guerras entre ciudades, que lucharon por regiones f√©rtiles;
  • Teotihuacan, la ciudad comercial mexicana asociada a los mayas, entr√≥ en declive (no se sabe por qu√©), lo que habr√≠a afectado el comercio maya;
  • una serie de rebeliones populares, debido al hambre y la pobreza, habr√≠an ocurrido en varias ciudades-estado;
  • Los guerreros toltecas de M√©xico conquistaron las ciudades mayas Chich√©n-Itz√° y Uxmal, controlando casi todas las dem√°s ciudades en poco tiempo.

Entre los siglos X y XVI, algunas ciudades intentaron mantener el control sobre los pueblos mayas, pero las constantes guerras y crisis económicas no permitieron el "renacimiento" de la cultura maya, como lo había sido en el período clásico. De todos modos, contrario a la creencia popular, los mayas nunca desaparecieron. Las grandes ciudades fueron abandonadas, pero los pueblos continuaron protegiendo a los campesinos. Hoy, 7 millones de personas todavía hablan el idioma maya y cientos de personas conservan la cultura maya en Estados Unidos.

Cultura maya

Por innumerables razones, los mayas se llaman "griegos del nuevo mundo". Como hemos visto antes, como los antiguos griegos, los mayas nunca formaron un estado unificado. Además, el gran desarrollo artístico y científico significó que los mayas fueran comparados con los antiguos europeos.

La arquitectura de las grandes ciudades mayas tiene grandes templos, palacios y pirámides escalonadas. Aunque estas construcciones contienen una serie de imperfecciones (como paredes torcidas, los ángulos no siempre son correctos), el efecto que causa su grandeza sirve a sus propósitos: dejar al visitante asombrado por el poder de las personas que vivieron allí.

La cerámica maya se encuentra entre las más refinadas del mundo. Los trabajos realizados en piedras son exquisitos, especialmente porque los mayas no utilizaron los metales para hacer sus monumentos ni la rueda para transportar las piedras (ya que consideraron que el uso de medios que facilitaron el trabajo eliminaría su valor). sagrado).

La escritura maya es una de las m√°s complejas del mundo, compuesta de fonogramas (s√≠mbolos que representan sonidos) e ideogramas (s√≠mbolos que representan ideas). Debido a la complejidad, se cree que solo la √©lite maya ten√≠a acceso a la lectura y la escritura, pero en cualquier caso, la escritura era parte de la vida cotidiana en las grandes ciudades. Las estelas que contaban la historia o la obra de un rey eran parte de la escena de las plazas p√ļblicas mayas. Se supon√≠a que los libros mayas (ahora llamados c√≥dices) eran muchos en el per√≠odo cl√°sico, pero cuando los espa√Īoles dominaron la regi√≥n destruyeron todos los c√≥dices que encontraron. Hoy solo quedan tres c√≥dices conocidos: Dresde, Madrid y Par√≠s.

Actualmente, el 85% de la escritura maya ya ha sido decodificada, pero con cada nuevo descubrimiento arqueológico, aparecen nuevos símbolos, lo que dificulta el trabajo de los investigadores.

El libro maya m√°s famoso es el Popol Vuh, un libro escrito por uno de los pueblos mayas, los quich√©s, y cuenta el origen del mundo seg√ļn la religi√≥n maya.

Los mayas desarrollaron las matem√°ticas, incluso conceb√≠an el concepto del n√ļmero cero, mucho antes que los europeos, a quienes representaban con el s√≠mbolo de una canasta vac√≠a. Tambi√©n fueron excelentes astr√≥nomos, y sin ning√ļn instrumento de medici√≥n u observaci√≥n del tiempo, sab√≠an exactamente el movimiento de la Tierra, la Luna y Venus. Los mayas desarrollaron tres calendarios, que se usaron simult√°neamente:

  • el calendario lunar, que fue usado por los sacerdotes para sus predicciones y celebraciones;
  • el calendario solar, dividido en 18 meses de 20 d√≠as, al que se agreg√≥ cinco d√≠as al final (llegando a 365 d√≠as);
  • el calendario venusiano (de Venus), de larga cuenta, a partir del cual se calcul√≥ el tiempo hist√≥rico, que seg√ļn los mayas habr√≠a comenzado en el a√Īo 3114 a. C. del calendario cristiano.

Religión

"(…) Intentemos ahora crear seres obedientes y respetuosos que nos apoyen y alimenten". (Popol Vuh, parte I, cap√≠tulo 2). Esta frase la habr√≠an dicho los dioses Tepeu y Gucumatz (tambi√©n llamado Kulkuc√°n, la "serpiente emplumada"), respectivamente, el Creador y el Formador, cuando decidieron crear al Hombre. Despu√©s de algunos intentos, los dioses se dieron cuenta de que los hombres necesitaban "sangre, sustancia, humedad" para existir plenamente, y de esta manera la sangre divina fue donada a los hombres.

La base de la religiosidad maya se puede entender a partir de esta obligación que los dioses les habían impuesto: los pueblos deben obedecer, respetar y alimentar a los dioses. Y la comida que más complació a los dioses fue la sangre, que ellos mismos donaron a los hombres, por lo que los sacrificios de animales y seres humanos eran comunes. A veces ni siquiera era necesario matar al hombre en un ritual, el agujero en sus oídos, lengua, dedos y la ofrenda de sangre era suficiente para alimentar a las deidades.

Otra caracter√≠stica de la religiosidad maya era la creencia en un mundo c√≠clico, porque todo se repet√≠a para siempre. Cada 52 a√Īos, cuando los calendarios solar y lunar regresaban juntos al punto de partida, la mayor√≠a cre√≠a que un ciclo hab√≠a terminado, y desde la nueva cuenta regresiva todo se repetir√≠a.

Hoy en día se dice mucho sobre el fin del mundo predicho por los mayas (en diciembre de 2012). Pero lo que la cultura maya realmente creía era que un ciclo terminaría en esa fecha y otro comenzaría.