bosque deforestacion

La pérdida de bosques conduce a la propagación de enfermedades

La pérdida de bosques conduce a la propagación de enfermedades. Esta es la conclusión a la que se ha llegado en una encuesta realizada por la Universidad de Stanford (EE. UU.)

Analizó las relaciones entre los primates y los humanos que viven en las cercanías del Parque Nacional del Bosque Kibale, en Uganda. El estudio indica que la deforestación de los bosques, que dan paso a los campos agrícolas, abre el espacio para la introducción de nuevos virus en la sociedad. A medida que los animales pierden su hábitat, se acercan a los humanos y pueden transmitirnos nuevas enfermedades.

Enfermedades y pandemias

El virus que caus√≥ Covid-19, por ejemplo, proven√≠a de animales y se estableci√≥ en el hombre, posiblemente a trav√©s del consumo de carne infectada. En China, existe la costumbre de comer carne de oso, pangol√≠n y murci√©lago, entre otros animales ex√≥ticos. Pero hay un ejemplo a√ļn m√°s famoso: la aparici√≥n del SIDA, en el que el virus se transmiti√≥ a los humanos a trav√©s del chimpanc√©.

Se han talado varios bosques en todo el mundo para dar cabida a los agronegocios. Los investigadores de Stanford se√Īalaron que, en Uganda, las tierras agr√≠colas que surgieron alrededor de los bosques se convirtieron en el hogar de familias que buscaban la oportunidad de ganarse la vida en ese espacio. Pero, esto termin√≥ generando visitas no deseadas de ambos lados.

Los locales tienden a evitar a los primates que viven en el bosque de Kibale, porque, además de conocer los riesgos de enfermedades, estos animales también están protegidos por leyes específicas. Pero la cercanía hace que los encuentros sean inevitables. Los animales terminan invadiendo las plantaciones, mientras que los humanos se aventuran en el bosque en busca de árboles, por ejemplo, para obtener madera.

Separar el espacio del hombre del animal salvaje

Pero hay algunas formas de evitar posibles desastres causados ‚Äč‚Äčpor la interacci√≥n entre personas y animales. El primero es la creaci√≥n de zonas de amortiguamiento o zonas de amortiguamiento.

Funciona así: se construye una especie de frontera entre el bosque y el área agrícola, y ese espacio se utiliza para la reforestación. El segundo método es proporcionar ayuda financiera a las personas que viven en esos lugares. La oferta de algunos recursos ya evitaría visitas constantes a los bosques, por ejemplo. Y, finalmente, la reducción de la deforestación es esencial para que los animales no pierdan sus hábitats naturales y no necesiten buscar comida en las plantaciones.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web est√°n configurados para ¬ępermitir cookies¬Ľ y as√≠ ofrecerte la mejor experiencia de navegaci√≥n posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en ¬ęAceptar¬Ľ estar√°s dando tu consentimiento a esto.

Cerrar