Dioniso, tambi√©n conocido como Baco (por griegos y romanos), era el hijo de Zeus y el mortal Semele. Esta √ļltima, asediada por el rey de los dioses, se entreg√≥ a rendirse a √©l, despu√©s de recibir una promesa: que podr√≠a pedirle lo que quer√≠a, porque su deseo se habr√≠a cumplido. Al sexto mes de embarazo, Semele le pidi√≥ a su amante que se revelara a ella en su forma divina, con todos sus poderes, y el resultado fue que ella muri√≥ repentinamente por el esplendor de Zeus.

El rey de los dioses, sin embargo, logr√≥ salvar a su hijo, injert√°ndolo en su muslo, de donde vino para irse a su debido tiempo. Reci√©n nacido, Dioniso fue entregado al dios Hermes para ser llevado a Atamas, rey de Orc√īmeno, y su esposa In√≥. Dios ingenioso y astuto, Hermes recomend√≥ a la pareja que vistiera a Dioniso como una ni√Īa, para protegerlo de Hera., la celosa esposa de Zeus. Esto, sin embargo, descubri√≥ el hecho y enloqueci√≥ a Atamas e Ino.

Aun as√≠, Zeus logr√≥ salvar a su hijo y lo llev√≥ a una regi√≥n distante, donde lo dej√≥ al cuidado de las ninfas locales. All√≠, el dios creci√≥ hasta la edad adulta. Tambi√©n descubri√≥ c√≥mo convertir las uvas en vino. Sin embargo, fue visto por la vengativa Hera que lo volvi√≥ loco. Luego, Di√īniso, enloquecido, cruz√≥ Egipto, Siria y subi√≥ por la costa de Asia Menor, llegando a Frigia, donde la diosa Cibeles lo recibi√≥ y lo hizo recuperar su raz√≥n.

A partir de entonces, el dios deambul√≥ por Grecia y luego regres√≥ a Asia, donde conquist√≥ la India, con un ej√©rcito de adoradores, entre los cuales estaban los bacantes, mujeres enloquecidas por el dios. Desde India, Di√īnisos regres√≥ a Grecia para presentar a los Bacchanals, fiestas en su alabanza, celebradas por los Bacchanals. Estos rituales molestaron a Pentheus, el rey de Tracia, que trat√≥ de prohibirlo. La venganza de Dioniso fue terrible: enloqueci√≥ a la madre penteana, que acuartel√≥ a su hijo.

Otros episodios similares son parte de las leyendas sobre Dioniso, considerado no solo el dios del vino, sino también del delirio místico. Sus contactos con los mortales a menudo resultan en su desgracia. Una de las leyendas dice que, una vez, Dionisio abordó un barco pirata para ir a la isla de Naxos. Sin conocer la verdadera identidad de su pasajero, los piratas decidieron venderlo como esclavo. Al darse cuenta de esta intención, Diosysus transformó los remos del barco en serpientes y atacó a los piratas con visiones tan terribles que se lanzaron a las aguas y se convirtieron en delfines.

Después de eso, Dioniso comenzó a ser reconocido en toda Grecia y su culto se extendió por las ciudades griegas. Luego dejó la tierra y ascendió al cielo, desde donde solo descendió para ir a Naxos, para recoger a Ariadna que había sido abandonada por Teseo. El mito de Dioniso es muy antiguo: hay referencias a él en documentos arqueológicos del siglo XIII a. C.

Fuentes:

  • Diccionario de mitolog√≠a griega y romana, M√°rio da Gama Kury, Jorge Zahar Editor.
  • Diccionario Mitol√≥gico-Etimol√≥gico, Junito Brand√£o, Editora Vozes.