Auge del imperialismo y luchas por la independencia

Con el desarrollo industrial de los siglos XIX y XX; las potencias mundiales comenzaron una feroz disputa por los grandes mercados de consumo y proveedores de materias primas y; sobre todo, buscaron regiones donde pudieran invertir el capital excedente generado por la creciente producci贸n industrial. Este proceso se llama Imperialismo.

En este contexto, los pa铆ses europeos (principalmente Gran Breta帽aFranciaPa铆ses BajosB茅lgica y Alemania); se enfrentaron para conquistar colonias en todo el mundo; principalmente en Asia y 脕frica. Como Gran Breta帽a ten铆a la armada m谩s grande y hab铆a sido el primer estado en industrializarse; termin贸 liderando el camino, convirti茅ndose en el poder imperialista m谩s poderoso de la 茅poca.

Por otro lado, en este nuevo contexto; Portugal, que ya pose铆a un gran imperio colonial, luch贸 para no perder sus antiguas colonias.

Compartir 脕frica

Desde el siglo XV, los principales intereses de los europeos en 脕frica eran el acceso al trabajo esclavo y la compra de algunos productos, como el oro y el marfil. As铆, hasta el siglo XIX, pocas regiones africanas hab铆an sido efectivamente colonizadas por europeos (principalmente portugueses y holandeses), que prefer铆an construir fortificaciones y f谩bricas en la costa, desde donde negociaban con la poblaci贸n local.

Poco se sab铆a sobre 脕frica. Pero, desde el siglo XIX en adelante, el creciente inter茅s de los exploradores y misioneros en ese continente puso de manifiesto las maravillas del interior africano (tierras infinitas, dep贸sitos de minerales, piedras y metales preciosos), despertando la codicia de los industriales y gobernantes europeos. . El rey Leopoldo II de B茅lgica, por ejemplo, financi贸 expediciones a 脕frica y fund贸, en 1876, la Asociaci贸n Internacional Africana, el punto de partida para el proceso de colonizaci贸n belga.

En 1885, el canciller alem谩n, Bismarck, reuni贸 a la Conferencia de Berl铆n, con el fin de dividir amigablemente el territorio africano entre las potencias industriales europeas. Por supuesto, este intercambio fue realizado por europeos y para los europeos, los pueblos africanos ni siquiera fueron notificados. Desde entonces, la invasi贸n, la conquista, el uso de la fuerza armada, la explotaci贸n del territorio y el hombre africano a favor de los intereses industriales se han intensificado.

Colonizaci贸n

Independientemente de lo que era la metr贸poli, la forma de colonizaci贸n emprendida por los europeos era pr谩cticamente la misma en todas las colonias. Primero, buscaron alianzas con las 茅lites locales, ofreciendo prestigio, riqueza, corrompiendo al grupo dominante. Solo en el caso de la resistencia comenz贸 efectivamente la invasi贸n armada. En cualquier caso, ya sea para “bien” o para “mal”, los europeos comenzaron a determinar qu茅 r茅gimen pol铆tico local podr铆a adoptarse y qu茅 actividades econ贸micas deber铆an practicarse.

Un factor importante en el proceso de colonizaci贸n fue la llegada de colonos europeos, que se convirtieron en parte del aparato administrativo, el personal de los grandes comerciantes y terratenientes. De esta manera, el imperialismo tambi茅n sirvi贸 para reducir la poblaci贸n que resid铆a en Europa (que hab铆a crecido mucho en el siglo XIX).

La sociedad colonial comenz贸 a organizarse en funci贸n de rasgos culturales y 茅tnicos: los blancos llegaron a tener todos los privilegios y los nativos fueron sometidos: ya no pod铆an usar su idioma, ya no pod铆an llevar a cabo sus servicios religiosos, no pod铆an producir de acuerdo con su antigua cultura agr铆cola.

Colonizaci贸n y teor铆as racistas

En medio de un siglo de desarrollo cient铆fico y tecnol贸gico, los europeos legitimaron su posici贸n como la clase dominante a trav茅s de las teor铆as racistas m谩s ingeniosas, ampliamente difundidas en ese momento. Uno de ellos argument贸 que la llegada de los europeos al territorio africano era una bendici贸n para los pueblos locales, quienes dejar铆an as铆 su primitivismo y lograr铆an progresos, y por lo tanto deber铆an seguir ciegamente los dictados de los dominadores.

鈥淭ambi茅n debe recordarse que las potencias europeas, intencionalmente o no, sembraron el odio entre los grupos 茅tnicos que estaban bajo su control. Por lo tanto, en algunas colonias dieron un trato privilegiado a un grupo 茅tnico a expensas de otro (…) en el contexto de la estrategia que ten铆a como objetivo dividir para gobernar “. (Nelson Basic Olic)

Pero el desarrollo de las colonias en s铆 trajo consigo el cuestionamiento de este modelo:

鈥淟a desarticulaci贸n de la agricultura tradicional, la apropiaci贸n de la tierra (desconocida en la mayor铆a de las regiones), el surgimiento del trabajo asalariado y, sobre todo, la urbanizaci贸n crearon las condiciones para una nueva estratificaci贸n social: un peque帽o grupo de comerciantes e intermediarios, agentes pol铆ticos y econ贸micos en el poder colonial, plantadores ricos, 茅lites modernas alfabetizadas, funcionarios subordinados y proletariado agr铆cola o industrial “. (Let铆cia Bicalho Can锚do)

En otras palabras, dentro de la propia estructura colonial, un estrato social compuesto por africanos privilegiados, formado dentro de los est谩ndares europeos (muchas universidades que asisten a la metr贸poli), se dio cuenta de la situaci贸n de los colonizados y de por qu茅 deseaban ocupar cargos p煤blicos en los que solo Los europeos tuvieron acceso, comenzaron a organizarse y luchar por la independencia.

Decadencia europea

La primera mitad del siglo XX marc贸 el declive de los pa铆ses europeos como potencias mundiales: la Primera Guerra Mundial, la crisis de 29 y la segunda guerra Los europeos tomaron la crisis econ贸mica que termin贸 extendi茅ndose por varias regiones y, principalmente a partir de 1945, las metr贸polis ya no ten铆an condiciones financieras para mantener el costoso aparato militar en sus colonias.

Tambi茅n en 1945 se lanz贸 la Carta de las Naciones Unidas., que defendi贸, entre otros puntos, el derecho a la libertad y la auto-terminaci贸n de los pueblos, marcando claramente el inter茅s de los Estados Unidos en poner fin al sistema colonial europeo.

Y no podemos olvidar la Revoluci贸n Rusa (1917), que, como la primera revoluci贸n socialista en la historia, difundi贸 los ideales marxistas y leninistas en todo el mundo, ideales que llegaron a los o铆dos de muchos africanos como la 煤nica soluci贸n pol铆tica, despu茅s de a帽os de explotaci贸n colonial. capitalista

Descolonizaci贸n

El proceso de descolonizaci贸n fue largo y doloroso en varias de las antiguas colonias. Si, por un lado, como se mencion贸 anteriormente; las 茅lites africanas privilegiadas se organizaban para la independencia; por otro lado, esta misma 茅lite no serv铆a a los intereses de la gran mayor铆a de la sociedad; ya que apenas conoc铆an las comunidades agr铆colas y las tradiciones populares. Dentro de estas comunidades africanas m谩s pobres; surgieron milicias inspiradas en el marxismo, que tambi茅n quer铆an la independencia y la toma del poder.

As铆, dentro del propio proceso de independencia, los grupos africanos comenzaron a enfrentarse entre s铆, en una guerra que, adem谩s de ser por la independencia, tambi茅n era una guerra civil, entre la 茅lite local y las milicias. Estas guerras a menudo fueron alentadas y patrocinadas por los Estados Unidos y la Uni贸n Sovi茅tica, que se encontraban en medio de la Guerra Fr铆a.

Adem谩s, la pluralidad 茅tnica africana misma ha llevado a la confrontaci贸n de diferentes grupos 茅tnicos durante y despu茅s de las guerras de independencia.

Luchas por la independencia

Las luchas por la independencia comenzaron en 1956 (el a帽o en que T煤nez se independiz贸); y terminaron en 1974, cuando las colonias portuguesas recibieron su autonom铆a; (despu茅s de la Revoluci贸n de los Claveles en Portugal).

Los problemas sociales, pol铆ticos y econ贸micos de estos nuevos pa铆ses africanos; siguen siendo graves hoy en d铆a. Los gobiernos autoritarios (tanto de derecha como de izquierda); act煤an de manera truculenta y mantienen la explotaci贸n social; los viejos l铆mites territoriales impuestos por los europeos; en la Conferencia de Berl铆n (1885) permanecen casi sin cambios. Generando rivalidades entre estados, tribus y diferentes grupos 茅tnicos.

El inter茅s econ贸mico internacional en la riqueza africana termina fomentando guerras civiles y entre pa铆ses africanos; La intolerancia mundial hacia la cultura africana (todav铆a clasificada como primitiva); significa que con pocas personas realmente entienden la riqueza y la importancia de las tradiciones africanas; Las ideolog铆as racistas, que fueron impuestas por los intereses europeos; a煤n persisten en la mentalidad occidental; justificando la falta de actitud de las organizaciones internacionales; para ayudar a estos nuevos estados que a煤n se encuentran en una profunda crisis.