Conservadurismo РPensadores principales: lucha contra las ideas de la iluminación

Índice de Contenido

Al derrocar a la monarqu√≠a absolutista europea m√°s emblem√°tica, el Revolucion francesa (1789) rompi√≥ con el llamado Antiguo R√©gimen. El proceso revolucionario en Francia dur√≥ a√Īos; alternando entre diferentes tipos de radicalismos pol√≠ticos: cientificismo; racionalismo, ate√≠smo y progresismo (que cristaliz√≥ en la doctrina del iluminaci√≥n) fueron algunos de los principios b√°sicos inherentes al movimiento revolucionario franc√©s.

En este contexto, surgieron pensadores conservadores que sistematizaron preceptos ideológicos para combatir las nuevas doctrinas de la Ilustración.

Burke, Bonald y de Maistre

Entre los conservadores del siglo XVIII, destaca el filósofo inglés. Edmund Burke (1729-1797), que luchó contra el ateísmo, el racionalismo y defendió fervientemente el orden tradicional en declive.

En tu libro Reflexiones sobre la revolución en Francia; Burke criticó los ideólogos de la Ilustración, como Denis Diderot y Jean-Jacques Rousseau; (quién había elaborado la doctrina contractual, basando la cohesión social y el orden en el contrato social), además de Kant.

En el siglo XIX, el conservador m√°s destacado fue Louis de Bonald (1754-1840). Bonald era un pol√≠tico franc√©s y defendi√≥ el Antiguo R√©gimen;¬† la Iglesia Cat√≥lica Romana, la restauraci√≥n de la tradici√≥n y el principio de la autoridad mon√°rquica. Afirm√≥ que “donde todos los hombres quieren dominar con igual voluntad y fuerzas desiguales; es necesario que un solo hombre domine o todos se destruyan a s√≠ mismos”.

Otro ideólogo importante del conservadurismo fue el filósofo y diplomático francés Joseph de Maistre (1753-1821), defensor de la monarquía hereditaria y opositor del movimiento revolucionario, considerado por él el principal responsable del colapso social y económico y la anarquía política en la que Francia se hundió. .

Los revolucionarios se vuelven conservadores

En sus orígenes, el pensamiento conservador puede concebirse como una actitud reactiva en oposición a los rápidos cambios que se estaban produciendo en las sociedades europeas, entre los siglos XVIII y XIX, causadas por los movimientos revolucionarios burgueses.

Las revoluciones burguesas causaron la ruptura de tradiciones, costumbres, hábitos y creencias religiosas. En este contexto, mientras se derrumba un orden social y se está construyendo un nuevo orden social, el conservadurismo emerge como una fuerza ideológica y política contrarrevolucionaria.

Históricamente, sin embargo, los revolucionarios progresistas también deben considerarse conservadores cuando la sociedad burguesa capitalista (o liberal) fue amenazada por los procesos revolucionarios populares.
Hoy en d√≠a, “conservadurismo” y “conservador” se han convertido en t√©rminos extremadamente peyorativos, y por eso son denominaciones poco utilizadas en la esfera de la pol√≠tica. Muchos partidos pol√≠ticos incluso han eliminado la palabra “conservador” de sus siglas.

Sin embargo, el hecho de que el término no se use no significa que el pensamiento conservador haya dejado de existir.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web est√°n configurados para ¬ępermitir cookies¬Ľ y as√≠ ofrecerte la mejor experiencia de navegaci√≥n posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en ¬ęAceptar¬Ľ estar√°s dando tu consentimiento a esto.

Cerrar