Con la Ley de Azotes, ¬Ņse hizo m√°s dif√≠cil educar sin castigo f√≠sico?

Law of Spanking completa dos a√Īos y a√ļn divide las opiniones de una generaci√≥n. Madres y expertos dicen lo que piensan

La Ley de Azotes entr√≥ en vigencia hace dos a√Īos y los padres aprenden a educar sin violencia.

 

La llamada Ley de azotes, firmada por la Presidencia de la Rep√ļblica en julio de 2014, est√° a punto de cumplir dos a√Īos. Considerado un avance para la protecci√≥n de ni√Īos y adolescentes en el pa√≠s, v√≠ctimas de violencia dom√©stica, la ley sigue siendo controvertida.

Por un lado, los padres que son golpeados y no lo identifican como un problema grave para dar una palmada correctiva de vez en cuando. Por otro lado, los expertos son categóricos al afirmar: cualquier acto de violencia no puede ser positivo en la educación infantil.

Profesora carioca Sonia Rabelo encuentra dif√≠cil tratar con ni√Īos en tiempos de extrema desobediencia, sin poder abofetear. “Tengo la sensaci√≥n de ser un poco ‘banana’, de no poder ejercer mi autoridad. Vengo de una generaci√≥n que fue golpeada por mis padres y estamos aqu√≠”, dice S√īnia, de 35 a√Īos, madre de dos ni√Īos de 7 y 6 a√Īos. “Dos demonios”, seg√ļn la propia madre.

En cuanto a la abogada jubilada de 65 a√Īos, Claudia Camargo, la Ley de Nalgadas es una forma de controlar los l√≠mites del castigo f√≠sico ni√Īos y adolescentes “El objetivo de la legislaci√≥n es proteger a los ni√Īos y adolescentes contra los tipos graves de violencia”, dice el abogado.

Ley de azotes contra la falta de control

Con una amplia experiencia en el Tribunal de Familia, Claudia, madre de tres hijos, ahora en sus 30 a√Īos, cree que la ley es un cambio que cumple con los avances sociales, a la que la familia tambi√©n necesita adaptarse.

“Muchos padres vieron la Ley de Nalgadas como una interferencia del estado en la privacidad de la educaci√≥n de sus hijos. La intenci√≥n no era interferir, sino establecer un l√≠mite que muchas personas no pueden alcanzar”, dice el abogado.

Y esto es todo falta de control del grado de castigo físico eso puede conducir a graves consecuencias. Es por eso que los expertos ven la ley como positiva, incluso si algunos padres están molestos.

“La ley de azotes tiene la funci√≥n de dar pautas a las familias que tienen m√°s dificultad para imponer l√≠mites de una manera menos violenta. Las alternativas son conversaci√≥n, advertencia, una evaluaci√≥n, no dar el regalo. que el ni√Īo quer√≠a tanto “, dice la psic√≥loga especializada en terapia familiar, Helena Monteiro

Educar sin violencia

La principal queja de los padres, como en el caso de la profesora Sonia, es que la Ley de Nalgadas no distingue los casos de golpizas de los casos de palmaditas o una leve palmada en la mano. Para esto, el abogado retirado tiene una explicación.

Seg√ļn los expertos, la ley debe ser amplia precisamente para proteger a las posibles v√≠ctimas de algunas situaciones en las que los padres pierden la cabezaay puede exceder el l√≠mite.

“El problema es que muchos padres llegan a casa abrumados con sus trabajos o problemas cotidianos, y terminan descargando al ni√Īo, derramando el c√≥lera no siempre proporcional el desorden o el comportamiento desobediente de los ni√Īos “, explica el abogado.

Otro punto importante para justificar el rigor de la Ley de Azotes es el hecho de que los ni√Īos tienden a repetir el comportamiento de sus padres en el futuro. Por lo tanto, si los episodios de castigo f√≠sico son recurrentes en el hogar, la probabilidad de desarrollar un adulto violento es alta. Es por eso que incluso la ligera palmadita no es apropiada.

Educar es un proceso dif√≠cil. Depende de los padres ejercer este papel agotador de decir lo mismo una y otra vez, de ser coherente, de explicar. Entonces, no sirve de nada golpear. La forma en que el ni√Īo se forma como individuo tambi√©n es el desaf√≠o. Y como educar es un acto continuo, las nalgadas no lo resolver√°n “, dice Helena Monteiro.

Foto de copyright: iStock

Este documento, titulado ‘Con la ley de azotes, ¬Ņse hizo m√°s dif√≠cil educar sin castigo f√≠sico?’, Est√° disponible bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar y / o modificar el contenido de esta p√°gina seg√ļn las condiciones estipuladas por la licencia. No olvides acreditar la revista The Woman‚Äôs Magazine (www.arevistadamulher.com.br) al usar este art√≠culo.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web est√°n configurados para ¬ępermitir cookies¬Ľ y as√≠ ofrecerte la mejor experiencia de navegaci√≥n posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en ¬ęAceptar¬Ľ estar√°s dando tu consentimiento a esto.

Cerrar