Beber café puede cambiar la expresión de nuestros genes (para mejor)

Un nuevo estudio puede explicar por qué beber está asociado con tantos beneficios para la salud. Y la clave de todo está en un proceso llamado epigenética.

¬ŅEres de los que no necesita una buena taza de caf√© por la ma√Īana? Si es as√≠, esta es posiblemente una buena noticia. Un equipo de investigadores puede haber encontrado un efecto muy peculiar en la bebida: el caf√© parece alterar la forma en que se expresan nuestros genes, para mejor.

Varias investigaciones anteriores ya han demostrado los beneficios para la salud del caf√© en varias √°reas. Solo por nombrar algunos: la bebida ayuda a prevenir ataques card√≠acos, diabetes y demencia, as√≠ como a mejorar la funci√≥n hep√°tica y la memoria. Como si eso fuera poco, el caf√© tambi√©n parece estar relacionado con una vida √ļtil m√°s larga. Pero nadie ha podido explicar con certeza por qu√© estos beneficios.

El nuevo estudio, que todav√≠a es preliminar, se√Īala que el caf√© y, en menor medida, el t√©, pueden estar relacionados con procesos epigen√©ticos en nuestro cuerpo. La epigen√©tica es todo lo que altera la expresi√≥n de nuestros genes, es decir, el aumento o la disminuci√≥n de la actividad de un gen en un momento dado, sin tener que cambiar nuestra secuencia gen√©tica. Es diferente de una mutaci√≥n gen√©tica, que definitivamente cambia nuestro c√≥digo gen√©tico y es irreversible. Los factores ambientales pueden causar cambios epigen√©ticos y nutricionales; aqu√≠ es donde parece entrar el caf√©.

En la encuesta, el equipo de científicos analizó a 15.800 personas de ascendencia europea o africana: la base de datos era deliberadamente grande y diversa para generalizar los resultados a grandes poblaciones. Descubrieron que cuanto más café tomaba una persona al día, más cambios epigenéticos tenían en 11 partes específicas del ADN. Estos cambios ocurrieron a través de un proceso llamado metilación del ADN, un tipo de mecanismo epigenético que agrega grupo metilo (grupo formado por un átomo de carbono y tres de hidrógeno) en la secuencia de nuestro ADN, sin cambiarlo permanentemente.

Pero eso no fue suficiente, ya que la correlación podría ser una mera coincidencia o ser causada por algo diferente al café. Por lo tanto, el equipo ajustó los resultados por otros factores de cada persona, como el peso, la edad, el sexo, el consumo de alcohol o cigarrillos y otros. E incluso después de eso, aguantaron. Todavía no es una prueba de causalidad, pero es una fuerte indicación de que el café puede incluso influir en la activación de ciertos genes.

De hecho, estos genes tienden a estar relacionados con procesos involucrados en la salud del cuerpo, como la digesti√≥n, el control de la inflamaci√≥n y la protecci√≥n contra productos qu√≠micos nocivos. Si el caf√© altera la expresi√≥n de estos genes, es posible que esto explique sus beneficios para nuestra salud. Pero incluso el equipo recuerda que este es el primer estudio de este tipo: se necesitan otros para comprender mejor c√≥mo act√ļa el espresso diario en nuestros cuerpos.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web est√°n configurados para ¬ępermitir cookies¬Ľ y as√≠ ofrecerte la mejor experiencia de navegaci√≥n posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en ¬ęAceptar¬Ľ estar√°s dando tu consentimiento a esto.

Cerrar