Hay tres versiones para el nacimiento de Afrodita (la Venus de los romanos). En uno de ellos, la diosa habría nacido de la espuma de las olas del mar. En otro, cuando Cronos destronó a Urano, cortando sus órganos sexuales, habrían caído al mar y dado lugar a Afrodita. Finalmente, ella sería la hija de Zeus y de Dione, una diosa de la generación anterior a los dioses olímpicos.

Afrodita tenía un temperamento irritable, era muy vengativa y sus amores solían tener consecuencias trágicas. Una vez, ris, la discordia, sugirió que se diera un pomo a la más bella de las tres diosas: Afrodita, Atenea. y hiedra. Por orden de Zeus, los tres fueron llevados al Monte Ida, donde serían juzgados por el pastor troyano Paris.

Con todo el esplendor de su belleza, las diosas se presentaron ante él e incluso le prometieron recompensas al juez si fueran elegidas: Hera le prometió el trono del Universo; Atenea dijo que lo haría invencible en la guerra; Afrodita le ofreció el amor de Helena, una mortal de rara belleza. París le dio a Afrodita la victoria, que condujo a la Guerra de Troya, ya que Helena estaba casada con el rey griego Menelao.

A lo largo de la guerra, Afrodita protegi√≥ a los troyanos, especialmente a Par√≠s y Eneas, pero su ayuda no pudo evitar su derrota. Sin embargo, debido a la protecci√≥n de la diosa, Eneas logr√≥ escapar a la pen√≠nsula it√°lica, donde su hijo, Asc√Ęnio, fund√≥ Alba Longa, el n√ļcleo de la ciudad que su descendiente Romulus m√°s tarde encontrar√≠a: Roma. Por lo tanto, Roma tiene a Venus como su protector.

Sin embargo, de regreso al nacimiento de la diosa, después de emerger de la superficie de las aguas marinas, Afrodita fue llevada por la fuerza de los vientos a Cítera y luego a Chipre, donde las Horas la recibieron, la vistieron y la adornaron, luego la llevaron al Olimpo.

Una de las leyendas m√°s famosas sobre √©l cuenta su matrimonio con Hefesto. por orden de Zeus. La diosa, sin embargo, amaba a Ares. y enga√Ī√≥ a su esposo con √©l. Sorprendida por Helios, el Sol, fue denunciada a Hefesto, quien captur√≥ amantes en una red m√°gica y los someti√≥ a la ejecuci√≥n de los dioses.

Avergonzado, Afrodita huy√≥ a Chipre. De sus amores ad√ļlteros, nacieron Eros, Anteros, Deimos, Phobos y Harmony.

Otro amor por Afrodita que no se puede mencionar se refiere al Pastor Anquises, mortal y troyano, a quien la diosa se entregó en el Monte Ida, en una noche de amor tan intenso, que todos los animales de la región procrean al mismo tiempo. A partir de Anquises, Afrodita engendró el Eneas mencionado anteriormente y que daría lugar al ciclo de leyendas de la fundación de Roma.

Fuentes:

  • Diccionario de mitolog√≠a griega y romana, M√°rio da Gama Kury, Jorge Zahar Editor.
  • Diccionario Mitol√≥gico-Etimol√≥gico, Junito Brand√£o, Editora Vozes.